viernes, 23 de septiembre de 2016

Favio Eduardo Santiago (28 años)-Villa la Angostura, Argentina/Septiembre de 2016



HABITAR DIFERENCIAS

Inexorable tu palabra cuando se pone a replicar,
en los otoños penetrados, te conmueve si es letal.
Alucinas desde entonces cuando rebrotan tus elogios,
quiebran razones colectivas, mantienes nublado los ojos,
se manifiestan de a uno sin esquivar ningún rostro.
Enlazados por los vientres, las manos ardientes, laboriosas,
sueltan cultura latente, gargantas duermen forzosas,
vuelves tan limpio de cuerpo, otros se van con sus moscas.

Tres lunes en dos abriles sueltan lágrimas, despertar,
el desvelo no te deja insinuarles claridad, empezar,
y abandonas un suspiro cuando quieren regresar.
Conocimiento que no deja asimilar,
hace tanto que lo tienes, todavía si lo puedes,
soltar la vida y caminar,
abrazarás tus alas, libertad.

Génesis Sánchez Díaz (16 años)-Ecuador/Septiembre de 2016



A MERCED DE LA RAZÓN

(Accésit)
I CONCURSO INTERNACIONAL GENERAL DE REFLEXIÓN DE LA COMUNIDAD LITERARIA Y DE ARTES PLÁSTICAS INFANTO JUVENIL "AVENTURAS DE PAPEL" (MAR DEL PLATA, ARGENTINA)

En varias ocasiones he sentido perder mi cordura. A veces no encuentro relación en lo que hablo ni en lo que escribo. He llegado a pensar que soy víctima de mis propios impulsos, que propician ser involuntarios. ¿Que estoy pensando? Resulta ser más complejo que saber ¿Que estoy haciendo? ¿Actuaba sin pensar o actuaba pensando? Era obvio que iba a arrepentirme de cualquier cosa que dijera sin pensar y que callara esas cosas que estaba pensando. ¿Sería por miedo a ser honesta o simplemente porque creía que eran palabras vanas en ese momento, en ese instante, donde debería decir todo lo que pensaba? Tendía a ser taciturna y pusilánime. Solo sé que necesito más audacia, para decir lo que quiero, sin temor a lo que pueda pasar.

Cecilia Ortiz-Argentina/Septiembre de 2016



Corazón guerrero


Voy por las letras de todos los nombres
los aprehendo en mis labios
como amaneceres de dicha.
Nombre de mujeres
mientras la luna enciende
sus talismanes
y mi corazón se hace una calle blanca
donde no pasará el dolor
ni se alojará la tristeza.
Mis senos emanan
la riqueza de mi estirpe
acunando vigilias
para coronar la alborada.
Voy por cada letra de todos los nombres
ellas se hacen canto
(nuestras voces acompañan
estas horas de corazón guerrero )
Nacimos hermanas
y nuestros nombres se hacen imagen
en una tierra sin ocasos.


Antología: Mujeres y sus plumas. Editora- Mabel Coronel Cuenca

Carmen Membrilla Olea-Guadix, España/Septiembre de 2016



A través de huellas perpetuas,
de pasos gigantes,
de noches que pasan...
Así es como las horas se sujetan a la vida.
Diseño de sueños.
Avance del viento.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Salvador Guerrero (28 años)-El Salvador/Septiembre de 2016



PIDO UNA CANCIÓN

Por los ocultos en el silencio pido una canción.
Por los perdidos, por los que se extrañan.
Los que salieron en busca del día y encontraron la fría noche,
Víctimas de las circunstancias en este pulgarcito.
Recuerdos andantes, sueños perdidos y dolor de otros.

Y una por los que te arrebataron los veinte y tantos encima,
Y ahora vives en las ojeras tus amados
Que aun esperan verte aparecer en la esquina.
Y una por los hijos jamás conocidos.
Por las palabras nunca dichas
Por la felicidad y los amores perdidos
Y las despedidas que nunca llegaron.

Y pido una canción por esta tierra de nadie, olvidada por dios
Donde la vida son solo blancos móviles.
Por la lluvia de lagrimas y sangre que cubre a nuestros compatriotas.
Y una porque El Salvador esta gritando.

Por los caídos, militantes de esta vida
Por los desaparecidos esperando en
El silencio llorando por ser encontrados.

Y una más por la sangre en la memoria;
Para que el pueblo despierte y ya no cantar sobre la muerte.

José Alexander González Quizhpe (18 años)-Ecuador/Septiembre de 2016



RECUERDOS DE MAMÁ

 
(Ganador
I CONCURSO INTERNACIONAL GENERAL DE REFLEXIÓN DE LA COMUNIDAD LITERARIA Y DE ARTES PLÁSTICAS INFANTO JUVENIL "AVENTURAS DE PAPEL" (MAR DEL PLATA, ARGENTINA)

Una lágrima cae en tu foto, en la fotito que te tomé, madre mía, lucías tan radiante, cual quinceañera. Alegre fue ese momento, reíamos, cantábamos, soñábamos en grande.
Pero un día, el orgullo corrompió mi alma y más el dinero y los placeres me importaron, sin saber que muchos dolores te afectaron, pasó el tiempo y por cada día de dolor que tu corazón sentía, una arruga poblaba tu bellísima faz.
Cuando me llegué a arrepentir de lo mal que me he comportado, me rasgo la ropa, mi cara, mi alma, al saber que ahora ya no me arrullas sobre tu regazo, me acompaña una pena muy grande, ya no siento tu compañía, pero sé que ahora acompañas a nuestro Señor en su santa morada, como el más maravilloso ser angelical...
(Mientras tu vieja sigue con vida, apreciala y quierela mucho , pesé a los problemas que tengas).

Ezequiel Cámara-Mar del Plata, Argentina/Septiembre de 2016



EL NIÑO DE LOS DISCURSOS

El Niño de los discursos tejía diversos discursos a lo largo del tiempo. 
Esos discursos eran uno y eran varios a la vez.
Por momentos decían una cosa, y después otra que contradecía a la anterior.
Ese niño era muy inteligente, le llamaban de apodo "El ser del lenguaje",
fueron tantos los significados que emanó a lo largo del tiempo que su discurso se automatizó, y comenzó a curvarse sobre sí mismo. 
Al punto que esas palabras se vaciaron de su contenido vital. 
Era un lenguaje autorreferencial, ya nadie lo podía entender, en cierta manera era un discurso complejo, ya no era ese discurso sencillo al alcance de todos y por lo tanto se fue haciendo cada vez más hermético, en otras palabras ese discurso se fue deshumanizando.
Las personas que antes se acercaban al niño de los discursos para escuchar palabras tan hermosas hoy se alejaban ante tanto hermetismo, la humildad que lo caracterizaba ahora daba lugar a una soberbia de corte intelectual, filosa lastimaba al mero contacto, la gente temía a esto porque hería en lo más profundo dejando un amargo sabor en el alma. El Niño de los discursos sentía orgullo de mostrar toda su "sabiduría" y siempre desplegaba sus armas simbólicas quitándoles el derecho a expresarse a los otros que no tenían las múltiples lecturas de él. 
Cuando el Niño de los discursos quiso darse cuenta ya era tarde, su hermetismo había destruido su esencia. Ya no había más nada que decir, las palabras eran carentes de significados.

Dedicado a mis compañeros y profesores de la carrera de letras