jueves, 24 de julio de 2014

Horacio Semeraro-Argentina-Literarte soporte papel/Julio de 2014

La llamada

Ademanes tuyos que me conmovían:
La forma de recogerte el pelo hacia atrás
Sosteniendolo con la mano derecha
Girando en tirabuzón hacia la izquierda hasta anudarlo

La solicitud piadosa de tus caricias
Cuando lo necesitaba.

La ondulante lascitud del lápiz labial,
Recorriendo tu boca

El rimmel anocheciendo tus pestañas
Delineando los fanales almendrados de tus ojos.
El ocaso del día encendiendo las ganas
forma oculta del paraíso
donde  Juana de Arco jubilosa como una vela
se consumía
hasta la mueca final que yo esperaba ansioso
Después,el tiempo.
El adiós, las ganas de decirnos algo
Y la misericordia de la amabilidad
En la despedida.
Después
Los caminos bifurcados
Nuevas parejas, diferentes historias , hijos

Pero quedaron cenizas de aquel fuego
Vestigios secretos: un libro tuyo por devolver
Una prenda que escondí por años
Con tu perfume.
La memoria, los sueños, refugio blindado de los recuerdos
Ahora
Quise desandar el camino.
Extemporáneo , solo, ridículo, devolver aquel libro
y decir de este dolor oculto en la memoria,para liberarme.
Busqué en una agenda polvorienta
Y te llamé. Atendió tu voz pero más joven.

Y así, me enteré sin previo aviso
Que habías salido de gira para siempre.

Llamé al pasado y me atendió el destino.




1 comentario:

Zulma Prina dijo...

Muy bueno Horacio, muy sentido y con un final fuerte y desgarrado.
Zulma