domingo, 21 de junio de 2015

Ana Romano-Argentina/Junio de 2015




Embrujo

Desliza los dedos
hambriento
Acaricia
sinuoso
lo vulnerable
El abrazo
sorprende
Y es la entrega
la que
se precipita
La guitarra
suena.

1 comentario:

Amanda Espejo dijo...

Preciso, breve y hermoso. Felicitaciones, Ana.