jueves, 25 de abril de 2013

Amanda Espejo-Quilicura, Chile/Abril de 2013



FRAGMENTO




(...) lo sentía llegar,
lo sentía caminar por el resto de la casa
(las tablas del piso cantaban sus pies).
Entonces,
yo me agazapaba en la cama
me enroscaba en mí como gata caliente
al acecho del umbral...
Luego,
crujía el techo
trinaba un pájaro
ladraba un perro
lloraba un niño
silbaba el viento...
y mi frustración, sin aliento
comenzaba a desaguar
lento,
lento,
tibio y lento
por entre mis piernas (...).

3 comentarios:

Amanda Espejo dijo...

Muchas gracias LITERARTE por publicar mi poema.

Un gran trabajo el tuyo...lo entiendo y valoro en toda su amplitud.

Abrazos desde Chile.

Wilma Borchers dijo...

Hermoso trabajo!!!!

Anónimo dijo...

Muy lindo poema Amanda !!!

Beso Josefina Fidalgo