martes, 22 de octubre de 2013

Daiana Alejandra Ibarra-Buenos Aires, Argentina/Octubre de 2013

Dama...

Dama, 
que con grises construyes tu arcoiris,
lléname el alma con el destello de tu luz
y abre mi corazón atormentado.
Muéstrame tu rostro,
ese que escondes al amanecer
y suéltate el pelo al viento para que pueda correr.
Dama,
que el frío no te acobarde,
no permitas derramar más lagrimas en  ti,
sostén esa sonrisa,
esos labios firmes al besar
y muérdete las ganas de llorar.
Y así, 
Dama, ama la vida
y junto a sus grises déjate encontrar,
que el amor, es para los que
al escondite dejan de jugar.



No hay comentarios: