domingo, 17 de marzo de 2013

Amanda Espejo-Santiago de Chile/Marzo de 2013

APRENDIZAJE




Entonces, dime...
¿Alguna vez te aprendiste mi espalda?

¿Caminaste a paso firme los adoquines de mi columna
deslizando tu cuerpo por sus lomas de huesos curvos
lamiendo - de paso - la textura leve de mis pecas
y el quiebre altivo de mi cintura?

¿Sellaste con tus labios al final del recorrido
 la hondonada tibia donde se guarece
la última vértebra de la serpiente?

Y si no lo haz hecho...
¿Cómo puedes saber
quién es la que duerme a tu lado?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso Amanda, muy original

Luis


Luissiburu@hotmail.com

Amanda Espejo dijo...

Gracias por tu comentario, Luis.

Aprovecho a agradecer también a LITERARTE por acogerme en su interesantísimo espacio.

Saludos fraternos desde Chile!

Pedro Sacristán dijo...

Breve y hermoso, sublime, lleno de verdad y de belleza.
El solo hecho de saber que es un poema de Amanda Espejo me hace considerarlo como algo precioso, como una pieza fina de joyería, como filigrana, como pintura delicada, pero de un claroscuro tremendo y colores apasionados.
Un saludo afectuoso desde la Ciudad de México.

Anónimo dijo...

Amanda me encantó tu poema!!!!!!

Muy bueno, un placer leerte!!!


Beso Josefina Fidalgo