martes, 19 de marzo de 2013

Luis Tulio Siburu-Buenos Aires, Argentina/Marzo de 2013

RIMAS A UN LECTOR IMAGINARIO                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Te miro en soledad  y silencio, desde arriba del teclado,
sin saber si  vos también, con interés, me estás mirando.
Imagino un lector ávido y ansioso, a quien mimando,
le regalo éste poema nuevo
                                            / que alguna vez he soñado.

Llegar a vos es la tarea y  único importante motivo,
aunque no sepas mi nombre, ni bebas el mismo vino.
Voy desgranando mi pasión que hoy busca su destino,
con lenguaje claro y música  suave,
                                                         / acá rimando vivo.

Seguro que entre lector y escritor nace un encuentro,
que es mágicamente anterior a tu  lectura y mi inventiva.
Una especie misteriosa de comunión  retrospectiva,
que viniendo de un milagro,
                                            / en nosotros hizo centro.

Parcial visión, reconozco, no sé aún si coincidís conmigo,
prefiero confesarla, con el riesgo de perderte de antemano.
Pero tengo fe de ganarte con mis versos y serás mi hermano,
cuando finalices la última estrofa,
                                                      / es más, quizás mi amigo.

Aunque parezca soberbio en mi exagerada, terca confianza,
es mi oficio de juglar lo que me mueve siempre a buscarte.
Si no estás vos del otro lado, mis escritos fugarían a otra parte,
a buscar alguien que se apasione,
                                                    / que para mí es una alabanza.

Es una auténtica verdad que se puede escribir sin que te lean,
y que es absolutamente imposible leer sin que alguien escriba.
Pero no quiero llegar - hoy, ahora, ésta noche - a esa diatriba,
hay luna para iluminar y las poesías,
                                                         / aguardan que las vean.

Ahora te dejo, me voy, volveremos a vernos, me sobra nostalgia
para continuar llenando tu mochila con mas verbos y adjetivos.
Será  mañana, pasado, el mes o el año que viene, pero vivos,
Vos cargando libros de célebres autores,
                                                               / yo con tremenda rabia.

2 comentarios:

Amanda Espejo dijo...

Me gustó mucho el trabajo de estructura que hiciste en tu texto. Además del tema y de tu poética prosa, la disposición me resulta atractiva.

Saludos desde Chile.

Marta Susana Díaz dijo...

Luis:
La idea de escribirle al lector imaginario estuvo genial.
Están muy bien explicados tus sentimientos de "escribidor"
Mientras alguien lea lo que pensamos no escribiremos en el aire con lápices invisibles.
Un saludo y sigamos publicando en esta revista que nos permite dar rienda suelta a lo que nos gusta hacer.