lunes, 23 de mayo de 2011

2º CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA EDICIONES LITERARTE 2011

2º Certamen Internacional de Poesía Literarte
BASES

1- Podrán participar autores argentinos y extranjeros de habla hispana, mayores de 18 años, radicados en cualquier lugar del mundo.
2- Las obras deberán estar escritas en idioma castellano,  ser originales, éditas o inéditas, no haber sido premiados ni estar pendientes de resolución en otros certámenes. El tema será libre
3- Cada autor podrá participar con un poema que incluya 35 versos como máximo
4-  La participación es libre y gratuita.
5-La obra y datos del participante deberán ser enviados por correo electrónico a concursoedicionesliterarte@yahoo.com.ar  de la siguiente manera:
                      a) El poema  a concursar, firmado con seudónimo, diagramado en papel A4, con tipografía Arial, tamaño 12, en un archivo word al que se le pondrá como título OBRA.  Los datos personales completos del participante: Apellido y nombre, edad, documento de identidad, domicilio completo, teléfono (fijo y celular), correo electrónico, título de la obra y seudónimo, en otro archivo word al que se le titulará AUTOR.
6- No se tendrán en cuenta las obras que no cumplan con los requisitos especificados en los puntos anteriores
7- Se establecen los siguientes premios:
            # 1º Premio - Edición de Poemario personal, plaqueta y diploma           
            # 2º Premio - Edición de 100 Trípticos con poemas, plaqueta y diploma
            # 3º Premio - Edición de 50 Dípticos con poemas, plaqueta y diploma
            # Menciones de Honor (hasta 6) - Diploma
            Las plaquetas serán realizadas artesanalmente por los jóvenes integrantes de Maritornes Música
8- El plazo de inscripción cerrará el 15 de Agosto de 2011
9- El jurado estará integrado por escritores del ámbito local e internacional, y su fallo será inapelable. El material presentado incorrectamente será descalificado del concurso.
10- El concurso no podrá ser declarado desierto
11- El Acto de Premiación se realizará en el mes de Diciembre de 2011 dentro del marco de la Bohemia de Literarte.
12- Por el sólo hecho de participar, los concursantes reconocen y declaran que las obras son de su autoría, tomando conocimiento y aceptando las bases y el reglamento del certamen, y el incumplimiento de cualquiera de dichos requisitos invalida su participación.
GRACIAS POR DIFUNDIR

Oscar Alfonso Vera (acróstico para la Bohemia de Literarte)-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

Acróstico
Mi homenaje a La…


            B onanza de amistad, compañeros de aventuras
            O livares de esperanzas con surcos bien abonados
            H ermosa eres escribiendo los pasajes de la historia
            E ntre futuro y presente de un valor damasquinado.
            M uy oferente talento que se desplaza a su modo
            I ntuyo en ellos el momento abriendo su don al mundo
            A lma de pájaros sueltos que van volando hacia un todo

            D ame tu voz en poemas que me encuentro sitibundo
            E mbrión que buscas entrañas para tus rimas y prosas
          
             L ibertario en tus poemas, diciendo tanta verdades
            I lusión de mundos nuevos como fruta pomarrosa
            T us ojos no están borrosos ni transpiran soledades
            É xtasis domando el viento encelado en oquedades
            R uiseñor de mil orquestas que enamoras con palabras
            A lta tu frente bendita, tu talento, tus bondades
            R ubíes son tus ideas con que a las rimas tú labras
            T engo hoy, corazón pleno, por haberte conocido 
            E n mis brazos te sostengo, y en mi mente te concibo.

Mary Argüeso-Acosta-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

AMNESICA MENTIRA


La mentira mentirosa miente sin memoria,
atrapa con sus redes el desliz intrépido
de flageladas debilidades.
Es la cruel amalgama negra
en la sintaxis amarga de la vida,
y
la espia exorcizada que penetra sin licencia
en la muralla virginal de lo real.

Alazanes embrujados
arrebatan y duplican en ritual la garganta cotidiana
la que vanidosa se desliza sobre la sensibilidad del aire.

Danza la mentira en tango apretando infiernos absolutos
como la muerte misma,
tensada boca arriba en breve responso de cuerpo presente
ante el funeral inminente del triste y controvertido tiempo.

Acróbata desequilibrada de fórmulas mágicas
llega a los confines de lo humano,
inventando vacíos escondidos que alucinan en las amorotonadas esquinas
de la verdad sin formateos.

La mentira mentirosa, miente sin memoria
mintiendo en si misma la pérdida de su propia mentira.

Juan Pérez Alvares-Ourense, España/Mayo de 2011


CERCA DE MI BOCA

Cerca de mi boca está la Palabra,
cerca de mi boca.
Invoco solamente el silencio que antecede a su llegada
invoco desde el centro de todas las cosas.
Soy verdad cuando me arropo en mi vacío,
en esta tierra de prodigios de la que estoy formado.
En la Creación vacía que le tiendo
cabe su cuerpo de latido inmenso.
Cerca de mi boca se licua el tiempo en una gota
que beberá mi lengua cuando caiga en su llanura.
Cerca de mi boca la vida se enciende
para en un beso sin fin cambiar mi tumba.

Trinidad Aparicio-Barcelona, España/Mayo de 2011


No es fácil crecer

Si la naturaleza no nos agracia al nacer, no es fácil crecer.
Si un niño o niña crece al límite de los parámetros  que marca el  modelo normal de crecimiento, y si para colmo debe usar anteojos u ortodoncia, o peor aun, anteojos y ortodoncia a la vez, antes que la razón de la inteligencia no se imponga  a la apariencia, ese niño o niña, al crecer deberá de sortear y soportar en muchos casos la indiferencia e incluso las chanzas de otros niños que afortunados ellos, crecen guapos y robustos sobre  la línea normal de crecimiento. En el caso del niño acomplejado por sus gafas,  ortodoncia y su escasa musculatura, no faltará algún “superman” que  se interpondrá en su camino para marcar diferencias y distancias.  Las niñas,  tampoco se salvarán de que algún proyecto de futura “miss” las mire con arrogancia de arriba a bajo como si  del E.T. de Steven Spielberg se tratase. Si, no para todos es fácil crecer.

 Tampoco es fácil envejecer

            Puede uno  al nacer asemejarse a un hermoso serafín, puede que al crecer llegue a ser una beldad, pero... ¡Ay! Si no vende su alma al diablo como el Dorian  Grey de Oscar Wilde  (deseamos que no) el tiempo que no perdona ni respeta, se encargará con el día a día  de dejar su huella: vendrán anteojos, muy posible implantes o prótesis, los zapatos cómodos substituirán a los elegantes, se le reirán si en alguna conversación confunde palabras, o si en su presencia alguna persona joven se lamenta de alguna dolencia, que no se le  ocurra decir: “¿sabes? a mi también me due...” pues la interrumpirán, le recordarán la edad y le dirán que es lógico. No digas en voz alta: “chocolate por la noticia”Aprende a callar, que en boca cerrada no entran moscas.  Sucesivamente un ciclo reemplaza a otro, el otoño cede paso al invierno y éste cuando llega dice:¡Presente, la próxima estación retiro!. Si, tampoco es fácil envejecer.

Agustín A. Argüello-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

Punta de la napia rosada
Rosácea el alma en llamas
Y que ya no hay norte
Ya no hay por hoy tantas cosas.

Se dejan abismales cifrados códigos
que acompañaron por un par de décadas
un mecanismo en harapos desamorados
Hola? Dijo uno al pasar
Bienvenido el amor, tranquilo... podés pasar.

Miradas pillas sin manzanas firmes
Las prefiero pomposas, masticadas y sensibles

Y el norte se halló nuevamente
recalculando porcentajes y negociando
dejando entrar sin salir
recibiendo de por sí, en sí tal vez.

Enarbolado será un brazo
escoltado de amor que arde
tan olvidado uno lo pudo tener
pero tan despierto vive e invade

Una habitación me observa vislumbrar una invasión
Cierta musa tremoleando va
Encarnando en carne caminada, curtida
que está esperando el premio mayor.

Bella pulcritud se acerca nomás
anhelada, sexy musa serás también
miradas pillas devueltas recaen en mí

Será mejor pertenecer a un canal toda la vida.
Quién te dice? Quién pregunta?
Después de todo no se si seré uno más.
Pero uno seguro.

Uneando entonces el mecanismo se erige
Ya despierto palmea el atado y arranca
y la musa lo mira adormecida, bella
La espera una infusión con lo mejor de uno
De jugador de toda la cancha
de cumbieritos estudiantes
ya no hay más almita en pena.

Miriam Brandam-Los Ángeles, California, EEUU/Mayo de 2011

SOLEDAD

En un bote de amargura
Y armada con una caña,
La soledad se ha instalado
En la laguna de mi alma.
Lentamente va pescando
Mis alegrías, mis ganas
Y las deja que se mueran
En el fondo de una lata.
La brisa de mi esperanza
Se acerca a su triste cara
Tratando de convencerla
De que es mejor que se valla.
Desde la orilla le grito:
Que no siga! Que me mata!
Pero la ingrata no escucha
Y prosigue solitaria,
Pescando mis cosas buenas...
Metiéndolas en la lata....
Hasta los bellos recuerdos
De mi ya lejana infancia
Intentan, pero no pueden
Escaparse de su saña.
En una lata de olvido,
Corroída y oxidada
La soledad ha metido
Hasta la esencia de mi alma
Y me ha dejado vacía,
Sola, triste y amargada.
Si solo el amor viniera
A ayudarme a desterrarla...
Nunca más la dejaría
Que se acerque hasta mi alma,
Porque es rencorosa, cruel
Y muy paciente la huraña,
Se va metiendo despacio
En las lagunas del alma
Con su bote de amargura
Y armada con una caña.
Tal vez yo sea culpable
Por permitirme invitarla
No sabiendo que al final
Me costaría arrancarla,
Cuando enterrase en mi pecho
Sus raíces tan amargas.
Si solo el amor viniera
A ayudarme a desterrarla...
La brisa de mi esperanza
Soplaría hasta sacarla
Con su bote de amargura
De la laguna de mi alma.
Nunca estuve enamorada,
Tal vez por eso se arraiga,
Nunca mis labios hicieron
Que otros labios suspiraran
Ni una caricia rodó
Suave y tibia por mi espalda.
Si solo el amor viniera
A ayudarme a desterrarla...
Entonces seria feliz,
Me atrevería a enfrentarla
Y jamás la dejaría
Pescar de nuevo en mi alma.

Martha Brutinel-Salto Grande, Provincia de Santa Fe, Argentina/Mayo de 2011


Bañada de luna


Tú figura delgada no
se espeja en tú sombra.
Tus pies empapados de mar
se deslizan en los médanos
te veo pasar y no puedo acariciarte.
Te escurres sin notar mi presencia 
 me sofoca, el grito en mi garganta.
 El viento frio del océano pega en mí cara
 en las tinieblas tu imagen me engaña.
Los duendes te acompañan por la arenisca
deseo besar tu boca, arrullar tu cuerpo pretendo
y solo extiendo mis manos, no puedo y te alejas
por la tibia arenilla  te escurres  mojada de luna.
Eres como el aire del mar, te dejas soplar por el viento.
Y solo quedan  mis lágrimas  empapando la arena.

Carlos Garro Aguilar-Provincia de Córdoba, Argentina/Mayo de 2011

LLEGA HASTA MI ...

                   Llega hasta mì
                   ahora que la noche dispone
                   sus oscuras frondas
                   y atiza en el silencio
                   el fervor del dìa que se escapa.

                   Mìrame:
                   toca mi frente, mis labios.

                   Haz de esta desnudez
                   un pequeño fuego que arda
                   -impasible-
                    ante el ubicuo cerco de la muerte.

Juana Castillo Escobar-España/Mayo de 2011


La furia de la Tierra

Dañados por la furia de la Tierra mueren a diario
Los hermanos más pobres del planeta.
La Tierra, esa madre Tierra
A la que no respetamos
Se revuelve furiosa por ver si razonamos.
Pero esa furia mal contenida,
Va siempre a dañar
A los que ya lucen heridas.

Respetemos a la madre Gea,
Presentémosla de nuevo nuestros sacrificios,
Seamos buenos con ella, que ella repartirá
En abundancia sus dones
Porque una madre amorosa
Jamás abandona ni castiga
Tan horriblemente a sus hijos
A no ser que esté en verdad pesarosa
De sus cachorros,
Criados como ovejas,
En lobos reconvertidos.


Sábado-13-II-2010

Nota.- Este poema pertenece al cuaderno titulado "Poemas en Madrid", apartado "Año 2010" y registrado en esta capital

José Mario Castro-Bolívar, Provincia de Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

EL ÚLTIMO PIANO

Llueven sábanas vencidas
y la tarde presenta
su indeclinable renuncia.

Un charco de amor mancha la penumbra.

Lamés el viento,
y alguien te ofrece
psicodelia en cubitos
para colorear el océano de tu espera.

La soledad cena puré de relojes
y se recuesta a pensar.

Adentro, el libro sangra su poema
en el regazo del viejo piano.

Ángel Catalano-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011



LONÍ

Es para ti, para el amor que me juraste,
en esa tarde de besos y cariños,
entre tus manos bebí el agua que robaste,
de aquel arroyo juguetón y cristalino...

Un poema para tu nombre me has pedido,
que llevara impreso en él mis sentimientos,
que te hablara de todos mis sueños escondidos,
con la voz profunda de mis pensamientos...

Quimeras mis sueños, la gloria todo mi afán,
hacer un puente de estrellas donde llevarte a pasear,
tenerte en mis brazos, saberte feliz,
besarte dichoso y verte reir,
¡ Mi novia querida...!
Son tuyos mi vida y mi corazón.

Es para ti linda Loní este poema,
cuando te nombro sonriendo están mis labios,
porque se alejan las angustias y las penas
si es que recibo una caricia de tus manos.

Siempre espero ansiosamente llegue el día,
en que pueda llamarte a ti, mi compañera...
compartiendo todo tu querer, tus alegrías,
con el ser que te haga madre, mi pequeña...

Laura Beatriz Chiesa-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

AL SONETO





Silabas con sentencia y movimiento.
Idea muy sintética y formal,
ordena con razón casi virtual,
el juego de palabra y pensamiento.

Catorce versos dicen lo que siento.
Tal vez evoquen frustración total.
Quizá logren plasmar un ideal
al ver las sombras de un padecimiento

que hiera los refugios de la mente,
 impresionando al alma y ya conciente,
pueda ser expresión de una verdad.

Soneto que con fuerza se lo intuye
y en lírica medida se construye,
aunque logre velar la realidad.

Roberto Romeo Di Vita-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

A Don Ernesto Sábato


Semblanza                          

Si hay un hombre
que espera en  un parque
en Lezama,
un mirador, una sombra

Si hay un hombre
que está en una novela.
Una Alejandra, un Martín,
unos engranajes, un silogismo,
Teoremas, parábolas,
quantas, sentimientos,
Corazón y besos.

Si hay un hombre
que ha sufrido
un país, un amigo,
una mujer, un engaño.

Sus demonios, sus culpas,
torturas, revelaciones,
lamentos.

Si hay un hombre
que vivió
en un pequeño jardín
y experimentó
lugares simples y santos
barrios antiguos
y olvidados.

Si hay un hombre
Que descendió al infierno.
Y conoció un paraíso.

Si hay un hombre
Que a pesar de sus miedos
Sacó fuerzas
Y soportó un “Nunca Más”.


Ese hombre
Vive cerca de mi ciudad
Y algún día
Los fantasmas
Dejarán de atormentarle

(En el día de sus
97 cumpleaños) 24-6-08-/

Juan Disante-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

Plumada


Cómo diferenciar lo que en este momento escribo
del papel en el cual escribo,
de la pluma con que escribo,
de mi puño quien escribe,
de mi brazo que está escrito,
de mi mente que me escribe,
de mis años sobrescritos,
de todo el universo subrayado, aposentado,
descripto.
Cómo diferenciarlo del último y final borrón...

Roberto Romeo Di Vita-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

La conjura de los libreros
Capítulo 2                                                      
.
... Los que incendiaron la librería Macondo I... Huyeron .
    Los que huyeron.
    Salieron como pan caliente, como gatos corridos por los tejados rotos
    Como perro que patea la olla del puchero.
    Como chorros de gallineros.
    Huyeron sin mirar atrás y casi se matan al doblar la esquina 
                         .......................................
   
    La reunión en el Tigre entre Folino y mister Sket, trajo después de un tiempo consecuencias que experimentarían los libreros en todos sus dividendos.
    Llegaban órdenes desde afuera para ocuparse del negocio editorial.
    Por más que los editores locales las ignoraran.
    Por más que los libreros de aquí, no se daban cuenta en un principio. 

(continuará)

Anahí Duzevich Bezoz-Cañada de Gómez, Provincia de Santa Fe, Argentina/Mayo de 2011


     INTERMEDIO                                                      
“  La vida reclama siempre ser transformada”
    Maria Zambrano
                                                                                        

Intimidada en esquinas de universos

donde nada me pertenece,


  y “ todo… es nada,”

sigo asida
                                al lado oscuro de los vientos,

                                al extremo del agua,

                                al tiempo en que la flor

se marchita para arrojar

 su semilla.


Sobre
       las fisuras de este intermedio

               busco el reino de los milagros,

               capaz de edificar su luz

sobre las deshechas horas en tinieblas.

                         En este estadío voráz, 

                   borbotean los siglos

                         entres mis dedos.

                 Y hay lágrimas recién paridas

                  para reposar…

                         en las huídas predestinadas.

Abel Espil-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

LA CALLE
                          
                                         Detrás de todas las puertas
                                         de mi casa,
                                         se esconden los fantasmas :
                                         protectores mi huída futura.
                                         Me quedan los silencios,
                                         abrazados a los quejidos
                                         de los cerrojos.
                                         Nada me espera,
                                         absolutamente nada.
                                         El exterior es la trampa
                                         huidiza y final;
                                         que nos oculta el mí mismo.

Olga Leonor García-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011


EL TIC TAC

El tic tac del reloj de la antigua casa marcaba el paso del tiempo aunque no lo quisiera escuchar. Se dijo que no le importaba, pero no le servía de desahogo, claro está.
¿Por qué ocurrían estas cosas cuando él, que era tan preciso en sus cálculos y tan riguroso en su esquema de pensamiento,  había planeado aquello con puntillosa atención? Seguramente cometió un error, y eso lo desquiciaba.
Horas de su vida dedicadas a un proyecto que abarcaría absolutamente su futuro. Cada tema había sido calculado, organizado y hasta consensuado  por sus colegas. No era algo tomado al azar; no cabía esa remota posibilidad.
Por supuesto que todo había pasado por  las revisiones correspondientes, inspecciones, evaluaciones,  y por el circuito que llevaba preparar un proyecto, cualquiera fuera, pero era éste justamente…
De nada servía, parecía ser, aplicar las reglas universales de la física, de la química, de las matemáticas, la lógica y todas las ciencias que a tal fin se utilizaban habitualmente: los cálculos no resultaban.
Esa vieja casa  no lo ayudaba, y la resonancia del reloj parecía apurarlo  más aún,  exasperándolo.   
Un científico domina sus sentimientos, se atiene a los hechos  y  no se desvía por caminos netamente subjetivos.
Y logró descubrir que eran justamente esos, los sentimientos, quienes lo estaban haciendo cometer errores imperdonables para un hombre tan pragmático como él.
No hubo caso. Sucumbió y se quebró en lágrimas. Brotaban de sus ojos al ritmo de ese tic tac igual  al del metrónomo a cuerda que utilizaba su abuela. A su son ella le  enseñaba de niño distintos acordes de piano, melodías iniciales, escalas ascendentes y descendentes;  partituras de músicos célebres, genios naturales con oído absoluto.
- ¡La música no es ciencia! -le decía desde el taburete a la mujer que entrada en años le sonreía al escucharlo.
- La música es una ciencia del alma, es una ciencia del espíritu… Y la música, aunque no lo creas mi chiquito, también es matemáticas -respondía ella rozándole suavemente el pelo con su mano apergaminada.

Era un hombre de logros notables, con premios otorgados por las instituciones de mayor renombre. Ejemplo de muchos, la vanguardia fue una de sus metas predilectas. Su alto coeficiente intelectual lo diferenciaba superlativamente. Pero el tiempo, como un ladrón silencioso, le había ido robando la sensibilidad. O al menos fue lo que creyó hasta que se secó una de sus lágrimas. Quebrarse fue el reinicio de su pasión, de sus deseos vitales, de las necesidades humanas, del amor…
Sorprendido y aliviado, liberado de sus prejuicios encontró el error de su proyecto. ¡Tan obvio era!  ¡Tan fácil de resolver! De tan sencillo le había parecido imposible… Y pudo reenfocarse exitosamente.

Con melancolía y emoción susurro para sus adentros - ¡Gracias abuelita!

Edilberto González Trejo-Panamá/Mayo de 2011


Minería Espiritual

I.

Soy minero ante tu veta virgen,
Labrador ante tu suelo intacto.

Te descubro.

Aquella rueda que gira sobre sí
Para volver al principio soy, vuelvo

            Y te hallo
Clave escrita en mi pared.

II.

Minero del Ser
Topo del Verbo,
En el principio
La noche,
En lo profundo
El fuego,

Proeza que penetra en soledad y
Cava la Entraña de la Tierra
En pos del Tesoro:

Joya sin Tiempo
Ni Lugar.

Griselda García-Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

PRÓLOGO de Griselda García para el poemario “Infamélica” de Rolando Revagliatti


Si alguien en la ciudad de Roma ignora el arte de amar, lea mis páginas, y ame instruido por sus versos.
Ovidio, El arte de amar

Famélico: del latín famelicus, hambriento, muy delgado, con aspecto de pasar hambre. Infame: del latín infamis, que carece de honra, crédito y estimación; muy malo y vil en su especie.
Una flaca mala, qué mejor. Cualquiera se enamoraría de ella. A pesar de que la mayoría de las mujeres llevan el imperativo “sé buena” como una marca, la maldad es tan refrescante…
La virtud de Infamélica es decir mucho con pocas palabras. De ser leído en clave de ars amandi puede llevarnos a buenos puertos en la conquista amorosa. En la travesía aprenderemos, por ejemplo, que es posible vivir una pequeña vida junto a una mujer y no conocerla: “No es imposible que sean treinta/ los años que hace que no la veo// Con ella convivo/ -no es imposible-/ desde hace treinta años// Mi ceguera/ y ella: / nada es imposible.”
¿Para qué busca un hombre conocer a una mujer si no es para dominarla? A las mujeres no hay que entenderlas, hay que amarlas, dijo alguien que puede ser desde Oscar Wilde hasta Ricardo Arjona. “No hay modo de conocerte/ no hay tampoco modo de desconocerte// No hay modo de conocerte/ en el sentido de que no hay modo de atesorarte/ si es que sólo accederé a conocerte.” Y es que el único modo de conocer es renunciar a atesorar. Como dice Mario Trejo, los recuerdos se hacen de mujeres perdidas. Sólo es nuestro lo perdido.
Quien se construye como mujer es habitada por una pequeña multitud. Revagliatti da cuenta de un variado catálogo de personajes femeninos vistos desde un yo poético fuerte, que no habla solamente, sino que además dice.  
Estos poemas desmienten el carácter “básico” del deseo masculino. Si en algunos casos el ser hombre es un acto continuo de demostración de que se es valiente y se puede, en Infamélica la voz se asimila a la de un antihéroe, ese individuo común sin atributos especiales que es por eso mucho más atractivo.
En el macro mundo que plantea esta voz, el sexo no es utilizado para eludir la intimidad sino para propiciarla y conectar con las emociones, terreno escarpado para algunos hombres: “Yo/ no te propongo/ ahondar el vínculo: / te propongo/ vincular las honduras.”
Cuánto hace que no me sorprendía un libro de poemas. Cuánto hace que no me dejaban pensando algunos juegos de palabras, con lo desprestigiados que están. Son los juegos de alguien que ama el lenguaje y no lo destroza como sí hacen algunos lacanianos tristes. Además, este libro me hizo reír. Y de quien nos hace reír no nos olvidamos.
Ojo con la vida no vivida hecha literatura, pienso a veces. Contagia y no hay vacuna admisible. Estos poemas desbordan plena vida vivida, tienen calle, hay un exceso que se hizo arte y eso es para celebrar.
¿Para qué voy a leer un libro que no me desea?, se pregunta Barthes. Infamélica destila deseo.



Griselda García
Buenos Aires, noviembre 2009

Ana María Intili-Provincia de Tucumán, Argentina/Mayo de 2011

Navegantes
                                                       
                                           a mis hermanos
                                           Rafaela y Juan Carlos

bajo este cielo creció mi infancia

fuertes lluvias lo coronaron

nuestras manos
-mías y de mis hermanos-
laboriosas
preparaban breves barcos
de papel

(en barco vinieron mis abuelos
allá en 1922)

por el mal tiempo y el granizo
se desplomaron 

bajo este cielo creció la lluvia
de mi infancia dispersa
lluvia dulce de los naranjos
lluvia mejor amiga

un barquito cruza la calle
del mar Adriático y del Tirreno
de mis ancestros

en nuestros juegos de hermanos
los recordábamos.

Héctor Labonia-Miramar, Provincia de Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011

Y TE PLENARÁ

No te escondas del amor.
        Ni te lo niegues...
       No hay trinchera
para esconderte,
            ni mundo
      para evadirlo.
Llegará...
         Se aposentará
  en tu corazón
          y te llenará
de gozo inenarrable.
  Bendecirás su llegada.
         Y te plenará,
     como mujer y hembra.

Liliana Leonor Trujillo-Cubana, reside en Buenos Aires, Argentina/Mayo de 2011


Sujeta al destiempo.
Angosta en la vehemencia.
Prendida al exterminio de tribus
Que adoran la Gioconda.
A expensas de quedar desnuda
En cuadros de Delvaux.
Antigua y con Borges,
Tan sexy como alguna
Vez lo quiso mi memoria.
En celibato, en cero, con Cervantes.
Y un diario de seductores bipolares
Que todo y nada quieren.
Todo,
Más que todo.