jueves, 22 de enero de 2015

Rocío Herrera Carrera-México/Enero de 2015


                                                   La Junta del Diablo             
La noche avanza, cuando una  nube negra se posa sobre la casa de los Armendáriz,  presagiando el arribo de  un visitante.  Mientras,  en lo profundo del  Hades, Pazuzu, el demonio del rumor, le habla a su amo. 
-Mi señor, Gabriel va ahora mismo a pedir ayuda a sus hermanos. 
-Lo esperaba, esto lo tengo que ver.
Gabriel les pide a sus tres hermanos  una  junta  urgente. Le han diagnosticado una grave falla renal.
-Hermanos, hace  tiempo  lucho contra  una  grave  enfermedad, por esto es que les suplico,  que  uno  de  ustedes  me  done un riñón, de lo contrario, moriré en unos meses.  Solo la indiferencia  le responde. Ellos  se  niegan a ayudarlo y le dan la espalda. Gabriel se va de la reunión,  sabiéndose  condenado a morir.
Los tres  hermanos  no  saben que hay un  invitado más en la mesa, ellos no lo ven, no lo escuchan.  Está sentado al frente,  lo escolta  a  su diestra, el  demonio  de  la  soberbia, y a su siniestra, el de la indiferencia. El Diablo siente una excitación abrumadora, observa  a  los hermanos  con  fascinación,  y  les  habla, aunque ellos no lo escuchan... con los oídos.

-¡Mis queridos impíos!, en verdad ustedes me honran. Los tres han superado mis expectativas, como  tú  Jacobo,  siempre  has  estado  atrás  de la riqueza, por eso te la di, y  me  encanta  que  con  esa  inclinación  tuya,  tan  hedonista, no ayudes a Gabriel ni  con  un  centavo. Sin  empatía,.. no  hay  remordimientos, ¿no es así, hijo mío? Y tú, Joaquín,  al  parecer olvidaste, o finges  olvido de cuantas veces te ayudó Gabriel cuando  no  tenías  trabajo,  y ahora le sugieres que busque el riñón en el mercado negro. ¡Eres  grande!  ¡Pero  no  olvidemos a Nicolás!,  ¡mi consentido!, tú nunca sueltas la  Biblia, y  señalas  con  dedo  de  fuego  a  los  pecadores,  pero  tú  y yo sabemos  que,  solo  honras  a  la  lujuria. Y ahora  te  has  ensañado  con  Gabriel  por ser ateo,  y  no  solo  eso, sino que te alegra su sufrimiento y se lo escupes en la cara, eso es ¿diabólico?  Hijos míos,  su  maldad  es verdaderamente genuina, ustedes son, digamos... autodidactas. Y  ese detalle tan suyo ¡me encanta!  Las apariencias: oran, rezan  y  luego vienen  a  servirme,  eso  me  halaga. ¡Mmmh!,  y  es que lo puedo oler, lo  puedo  saborear,  lo  helado  de  sus  almas, su  soberbia.  Y no olvidemos  lo que más  lastimó a su hermano Gabriel: el filo de su indiferencia. Pero lo mejor de todo hijos míos es, que  yo  ni  las  manos metí. ¡Oh sí! ya lo recuerdo, a eso le llaman  “libre albedrio”, ¡vaya!, ¡y luego dicen que el diablo es malo! ¡Pero bueno!  Es tiempo de partir, aquí yo no tengo nada que hacer,.. ya todo está hecho. 

16 comentarios:

Eduardo dijo...

una historia muy bien redactada que puede `pasar en la vida real muy buena historia

Anónimo dijo...

Una muy buena historia, muy bien redactada, definitivamente se agrega a mis historias favoritas, ¡¡felicidades a al escritora!!.

Anónimo dijo...

Escalofriantemente bueno! Felicidades!

LIC. MARU MTZ dijo...

Es me encanto, esta muy bien redactada que te invita a viajar a la imaginación y sentir la historia.
Felicidades a la escritora por compartir sus letras plasmadas es esta gran historia!!

Anónimo dijo...

Muy buena historia, habla de una situación que se puede dar en cualquier familia, por conflictos de interés y personas con doble moral, muy bien la narración, felicidades!

Anónimo dijo...

gran historia, el diablo está en los detalles... el libre albedrío en su expresión más triste

Everardo Pérez Tamez dijo...

Gran historia en pocos párrafos

Anónimo dijo...

Me encanto, muy buena historia, suele pasar. ¡Felicidades a la escritora!

Alejandra Millàn dijo...

Wow! Ácido y realidad... Namaste!

Anónimo dijo...

Buen relato, sencillo e interesante, felicidades a la escritora.

Diana Laura Silva Garcia dijo...

Felicidades me encanto en cuento se asemeja a muchas situaciones de la vida real me encanta

Diana Laura Silva Garcia dijo...

Felicidades me encanto en cuento se asemeja a muchas situaciones de la vida real me encanta

nlop dijo...

Me encanto, un cuento muy descriptivo de la realidad Felicidades a la escritora.

nlop dijo...

Me encanto, un cuento muy descriptivo de la realidad Felicidades a la escritora.

Anónimo dijo...

Me fase no quiero otro

Nestor Berazategui dijo...

Hermoso como siempre estimada amiga, me encantó tu narración. Me gusta mucho como escribes y la dedicación que pones en ellos. Gracias por regalarnos estas palabras.