sábado, 23 de agosto de 2014

Nechi Dorado-Buenos Aires, Argentina/Agosto de 2014

Niño con sol de Beatriz Palmieri


¿Futuro?
Palestina…

El niño tiene un sol que no calienta,
en el bolsillo.
Tiene hambre de un beso
en su mejilla resecada por el humo.
Y siente miedo, vierte lágrimas que corren
desbocadas.
El niño busca respuestas que no llegan
tiene un hoy
empachado de estampidas
y un mañana casi, casi,  predecible,
probablemente ensordecido para siempre
tan sombrío como su ayer
inicuo. Más bien digamos directamente
descarnado.
¿Huye o espera esquivando los días y las horas
en la maraña de ausencias que lo agobian?

Si acaso algún creador de pacotilla
se arrepiente, se conmueve, lo
“perdona” por andar en esa tierra
“sin permiso”;  con los años
el niño verá el reciclado
de su historia.
Y encontrará a otro niño
que también tendrá un sol que no calienta
en el bolsillo.

1 comentario:

Amanda Espejo dijo...

Profunda y necesaria reflexión sobre la inhumanidad que estamos viendo a diario sobre la faz de la tierra. con distintas banderas en el pecho, los seres humanos, desde el comienzo de la historia, no pueden aprender a vivir en paz, prueba de lo imperfecto que somos y de lo poco que aprendemos con tragedias como la que te inspira.
También como tú, a veces quisiera gritar al cielo mi rebeldía, mas...el problema somos los seres humanos, y quienes más sufren son los débiles.

Saludos, Nechi, por la esperanza de un mundo mejor.