martes, 20 de octubre de 2009

Laura Beatriz Chiesa-Buenos Aires, Argentina/Octubre de 2009





AZULES VIOLETAS



Campanillas florales

que invaden espacios y existencias.

Azules violáceos que enlazan los pastos

y cercan ausencias.

Vida que acapara

creando balcones en las ramas quietas,

de alguna magnolia, alguna glorieta

o una vid ya muerta.

No hay seres que limiten

sus ansias de soles, sus ramas traviesas,

sus flores abiertas.

Hasta los rieles de algún tren tardío

ensayan en sus líneas.

coquetos adornos de azules violetas.

Así se entremezclan

con cualquier silvestre flor de primavera

tratando de unir, a eso que encuentran,

sus campanas libres de azules violetas.

Y teje balcones que ocultan la fiesta

de seres vivientes que, detrás de ellas,

¡ juegan en la siesta !

escondiendo vida, en cada segmento

de azules violetas.

Casi siempre estallan en parcelas mudas,

o en los alambrados que ya no separan,

que ya no se inquietan.

En lugares muertos

a otras vivencias, ellas se declaran

floreros de fiesta con sus expresiones

de azules violetas.

Por eso caminan trepando paredes

o hierro que encuentran,

superando espacios y…en esas campanas

-que cubren sus siluetas-

se escuchan tañidos de azules violetas

que acunan las siestas.

17 comentarios:

Mauricio D´Amico dijo...

Tomo los azules y violetas por separado y celebro ese transcurrir...
Es tu nacimiento y ahora nuestra oportunidad de vivirlo desde la lectura.
Muy lindo Laura.

Anónimo dijo...

Laura, estos azules violetas, me recuerdan las campanillas en los postes de alambre de mi niñez en la casa natal de mi abuela materna. Me conmovió, hermoso. Un cariño Alicia.

Anónimo dijo...

Laura, si, nos llevas a la infancia,

a recordar esas flores y esos colores vivaces en los alambrados, en las glorietas. Cuantas veces hemos arrancado campanillas violáceas.

Que lindo recuerdo, gracias Laura,

por tu cálido poema
UN ABRAZO jÓSE

Anónimo dijo...

Querida Laura, esa flores azules, recuerdos, pero tambien me levas a unas pequeñas cuevas de pinos,que en esta epoca, camino a Miramar, son como pisar el paraiso. Un abrazo de



Silvia Loustau

Anónimo dijo...

Querida poeta: la libertad de/del ser con una paleta poética de azules y violetas.
Gracias por hacer que la lectura de tu colorido poema sea el pincel nostálgico de/del lector que nos habita.

Abrazo largo y cuidate mucho.

Juanca.

Anónimo dijo...

Laua, mis felicitaciones por tus Humildes, Hermosas violetas eroinas de tu poesia. La foto que las ilustra parece cacada en mi jardín de Carapachay.
Aprovecho para agraderte tus comentarios. Me gusta que te gusten. Un saludo de Trinidad.

Anónimo dijo...

Querida Laura: recorro los caminos de la infancia, donde esos AZULES Y VIOLETAS los tenía en mi casa o camino a la estación. Es vida pura, como lo es gtu poesía. Fedlicitaciones, hermana!
Marta Ravizzi

adela dijo...

QUÉ BELLO LAURA!!!!
ES VERDAD, TRAE RECUERDOS DE UNA INFANCIA DE CAMPITOS DONDE CORRETEAR... TIÑE EL ALMA DE TIERNA MELANCOLÍA...
TE FELICITO!

Anónimo dijo...

Laura: infancia pura, muchas veces busco las campanillas con su azul por el sólo placer de mirarlas. Muy bello tu poema lleno de recuerdos. un abrazo. susana zazzetti.

anita dijo...

Laura:es una maravilla leer algo que me toco vivir en la niñez,cantas tardecitas,recogia las florecillas silvestres,de ese color para llevarle a mi madre para que adorne la casa,como bien me refiero en mi poema el bestido celeste.felcitaciones.!!! anita

Anónimo dijo...

LAURA, muy agradable y tierno tu poema. Lo difundiré. Un abrazo, Nelson Bozzarelli.

Anónimo dijo...

Pintaste un bellísimo cuadro con tus palabras, Laura.
¡Gracias por compartirlo con nosotros!
Un beso grande
María Rosa León

Mercedes Sáenz dijo...

Querida Laura, bellísima la poesía. Son los dos colores que más mundos encierran. Y siempre hay un ángulo más para descubrirlo. Un placer leerte, como siempre. Con todo mi cariño. Merci

Anónimo dijo...

querida laura. me has hecho revivir momentos de mi niñez que se suman a mis recuerdos que tuviste la gran amabilidad de elogiar.gracias. beatriz hualde

Anónimo dijo...

Laura, hermoso como todo lo que escribes. Te saluda María Cristina Fervier.

Avesdelcielo dijo...

Desde las flores azules violetas, color profundo, misterioso, ilusorio, la poeta pinta con la palabra la porfía de la belleza y la vida, aún en los lugares limitados o alambrados.
Laura, para escribir este poema tienes que tener el alma azul. Precioso.
MARITA RAGOZZA

Anónimo dijo...

Laura, hermosa poesía. Libertad, creatividad y belleza. Anhelos de contagiar a la mirada humana, cautiva en esta ilusión terrenal.Con afecto, Juan Carlos Sinnott.