lunes, 21 de marzo de 2011

Mirtha Gaitán-Buenos Aires, Argentina/Marzo de 2011

LAS  ALAS PERDIDAS

Elevo mis brazos
atrapado y sin aliento,
con las alas gastadas
quedo en silencio.

Me sostienen las ramas
en mi lecho enjaulado,
son cuerdas que atan
ya que partir no puedo.

Mi alma me abandona,
mi prisión es eterna,
se cristalizan mis lágrimas,
prisionero y sin  fuerza.

Siento que me ahogo,
en el hueco suave
del árbol  vencido
guardo  mis temores.

Por los senderos oscuros
de mi destino impróvido
sueño los soles perdidos,
mi corazón embriagado.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

MIRTHA,
HABRAS PERDIDO LAS ALAS, PERO NO LA SENSIBILIDAD PARA ESCRIBIR VERSOS TAN SENTIDOS.MUY BIEN ¡¡¡¡¡¡¡

LUIS SIBURU

Songo dijo...

Soñar soles, aunque perdidos, y siempre nos dejas una estela de luz, poeta