martes, 21 de febrero de 2012

Nélida Vschebor-Buenos Aires, Argentina/Febrero de 2012


INTERPRETACIÓN



Cuando el río
        en su brioso afán avanza
para abrazar al océano

Cuando las hojas, troncos y vituallas
                 flotan y se esparcen
                     en raudo vuelo
                          acuciados por el vendaval

Cuando se inundan los campos
y el agua irrumpe moradas
                  arrasando lo que encuentra

Cuando el humo se expande, eleva, ensombrece
y sus volutas se internan en las nubes
                y todo arde     y se esfuma

Decimos que es la esencia
de la naturaleza

Así cuando los pensamientos
horadan el alma
      penetran los sentidos
            socavan ideas
                remueven emociones
hasta desbordar en llanto

                           Entonces decimos
                           que las lágrimas sólo son gotas
                           de una lluvia que nos salpica.

1 comentario:

Andy~ dijo...

Me encantó, especialmente los últimos versos. Las lágrimas siempre parecieron la lluvia que moja las palabras.