jueves, 23 de agosto de 2012

Abel Espil-Buenos Aires, Argentina/Agosto de 2012

CORTE DE CUAJO

                                                                                                     dedicado a P.E.P.

                                     Hijos perdidos .
                                     Lágrimas llevadas a la mar :
                                     en ríos cortos ,
                                     en ríos largos ,
                                     en ríos mortales.        

                                     Hijos de adiós ,
                                     del nunca más .
                                     AL MORIR LENTO
                                     LA LLEVO EL RÍO A LA MAR .

                                     ¿ dónde hallar lágrimas ?...
                                     ¿ en ríos secos ?
                                     ¿ en mares secos ?
                                     ¿ acaso en ojos cerrados
                                     de rostros canosos ?
                                      ¡ pervertidos en el diario vivir !
                                   
                                     ¿ cómo es morir ?
                                     ¿ cómo es  el río o la mar ?
                                     que te llevan
                                     al principio o final de no sé qué .
                                     
                                      toma mi mano .
                                      llévame contigo.
                                      PORQUE EL VIVIR...
                                      PARA QUÉ LO QUIERO .

8 comentarios:

Inés dijo...

¿Cuanto sabemos de tanto dolor?? Que Dios no nos deje entrar en esa locura!!! Muy bueno Abel.
















a







Silvia dijo...

ME ENCANTO UN PLACER LEERTE

Anónimo dijo...

Abel: Tu poema duele, tus imágenes hacen pensar en la vida que corre veloz y la muerte que espera. Te felicito. Un abrazo desde Miramar. Marcos.

Marta Susana Díaz dijo...

¡Cuánto dolor expresado en palabras-lágrimas o lágrimas-palabras! Y heridas abiertas que la poesía las va sanando de a poco. Bueno y triste a la vez.

LAURA BEATRIZ CHIEZA dijo...

Abel, la caja de recuerdos siempre a la mano. Las lágrimas se renuevan en cada lágrima que se derrama, allí el tiempo no las evapora, sólo las vuelve a mostrar. Un abrazo, Laura Beatriz Chiesa.

Leo Galea Apolo dijo...

Dolor en las palabras y en las lágrimas llanto, triste su canto, pero si llega el rio a la mar abrirá nuevo su corazón y sus manos. Fue un placer leer su poema.

Saludos.

P.E.P. dijo...

Entiendo y comprendo y cuanto se del dolor...
Triste poema...
Como diria Serrat:
Te extrano, pero me canse de sobrevivir al sufrir, a la censura, a la critica, a todo lo que es tu pareja y vos has permitido durante decadas me lastime cerebralmente. Hoy, al menos siento paz...
Cada vez escribis mejor!!!

Anónimo dijo...

¿Que te puedo decir que no te haya dicho? ¿El poema rememora una pena verdadera? ¿Es una reflexión personal? Se me apareció el fantasma de Manrique; "...Los ríos que van a dar a la mar, que es el morir". Así es la vida. Un abrazo fraternal. Marcos.