viernes, 24 de agosto de 2012

Juan Ramón Ortiz Galeano-Argentina/Agosto de 2012


¿Ojos abiertos?



¡Qué diáfana es esta mañana en el campo!
¡qué deslumbrante su ojo de fuego
tejiendo en mis manos
la Luz imborrable!


Efímeros, mi cuerpo y mi rostro
se regocijan en la magnitud,
en la presencia tibia y remota
de su cuerpo invulnerable.


No quiero mirarlo, no preciso hacerlo,
me basta sentir, en toda mi humanidad,
el tacto dulce y perfecto
de su manantial inagotable.

3 comentarios:

Leo Galea Apolo dijo...

Un canto en toda regla. Le felicito por sus buenas letars.

Saludos

Pedro G dijo...

Un poema perfecto y bellísimo

Juan Ramón Ortiz Galeano dijo...

Leo Galea; Pedro G:

No me corresponde coincidir con sus apreciaciones (tan generosas), pero se agradece sinceramente. Abrazo y buenas letras.

Juan Ramón Ortiz Galeano