jueves, 23 de agosto de 2012

Teresa Benedosi-Cañuelas, Provincia de Buenos Aires, Argentina/Agosto de 2012


                                                              Sortilegio




Todo adquiere recogimiento y ensoñación.


Una suave brisa perfuma de violetas
la tarde aquietada de sonidos.
Se silencian pensamientos
y las palabras se vacían de contenidos.
Reflejos azulinos en el cielo
aminoran sus brillos hacia oriente
ribeteando el horizonte de pinceladas bermejas.
El tiempo acelera sus latidos
y el ritual nocturno se adueña del paisaje.
Chispitas en el prende y apaga
de los bichitos de luz cual farolas en el parque.
Venus ya custodia el éter del oeste
mientras las estrellas en bambalinas        
se bañan en polvo de diamantes.  
Extraños lienzos aperlados avanzan
sembrando estelas luminosas en la oscura serenidad.


En lo alto de la noche la luna se hace eco de este hechizo.


12 comentarios:

Anónimo dijo...

qué linda!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

elisa dijo...

Que bueno es tener una amiga con un decir tan amoroso. Es una caricia a mi alma todo lo decis en ese hermoso poema

Luis dijo...

Un poema cálido y suave como la noche que lo inspiró

Celia dijo...

Me encantó Tere tu poema , su calidez y suavidad....

Anónimo dijo...

Si todas las noches comenzaran con tanta paz.....nada por pedir nos quedaria jajajjaja besos
Te quiero
Pauli (tu hija)

Anónimo dijo...

Me encanta!! Felicitaciones!
Karin

Cacho y Susy dijo...

Tere
Tu hermosa mirada nos gustó y te representa como sos.Besos.

Anónimo dijo...

Querida y admirada Tere:
Cuando, al meditar, deba ir a mi lugar de paz pensaré en esa noche que tan bien desccribís aquí. ¡¡Gracias!!

MCG dijo...

Querida Tere:
Una descripción bellísima y sentida.
Te felicito!!!
Mónica

Leo Galea Apolo dijo...

Precioso poema. La felicito.

Anónimo dijo...

Bonito poema, relaja e invita a disfrutar un atardecer.

Besotes. Fabito

Anónimo dijo...

Me encanto la descripcion de colores que transmite este poema.
Sheila