jueves, 22 de noviembre de 2012

Andrés Boiero-Argentina/Noviembre de 2012

Máquinas para pulir biceps

nada más concreto
como pensar en un amigo
en lo lejano
y verlo llegar a casa
con una botella de ron

abrazarlo
y saber
que solo en el recuerdo
ciertas cosas se perdonan

tal vez
ahora
y no antes
podemos hablar

y murmularle a un oído
cómplice
los miedos

el instinto verdadero
de sentirnos solos
entre cuatro paredes

3 comentarios:

Rolando Revagliatti dijo...

Sí que tiene lo suyo este poema. Quiero leer otros de Boiero.


www.revagliatti.com.ar

*

MUNDO COMPARTIDO.... dijo...


hermosa manera de definir un sentimiento tan necesario como este. muy bueno!!

Ada Inés Lerner dijo...

Excelente texto, transmite el sentimiento invalorable.