lunes, 22 de agosto de 2016

Rosalba Pelle-Argentina/Agosto de 2016



SOBRE LA DESTRUCCIÒN DE NUESTROS CUERPOS


Absortos en vasta planicie
los días caminan
hacia el infinito.
Hoy cosechamos nueces
y es la vida
cosechamos las últimas calabazas
y es la vida
revive la fuerza telúrica de los ancestros
muertes
carne de nuestra carne
y es la vida.
el sol acaricia las espaldas
clava dagas al corazón palpitante
y es la vida.
Y asì
En magnánimos atardeceres
tu me dictas
escribo
mira còmo yerro
mìrame.
Asì
ensangrentada y loca
me apropio de los bordes del planeta
y desde allì
todo tiempo
soledad
lucha
antes
ahora
todavìa
la vida
la muerte.
Sobre la destrucción de nuestros cuerpos
me enamora tu destino inmortal.

1 comentario:

carlos quiros mena dijo...

excelente poema, muy bien logrado.