martes, 21 de febrero de 2017

ignacio Castellanos/Febrero de 2017



El festival de las hadas en Pascua

Ved, ved como engalanan con enorme gracia y solemnidad,
El valle con sus pasillos de floreadas ramas,
Oíd, oíd como cantan con añoranza y no pocas lágrimas,
Aquellos que aún están por partir,
Lejos, por el erial, el pasto, y el ancho mundo,
Bajo el dosel del cielo y sobre la hierba mojada;
Son todos aquellos que se reúnen bajo la capilla del atardecer,
Hijos del antiguo hilo del tiempo, custodios de la fe y el saber,
¿Eran todos tus hijos fieles y devotos? Oh, aquél que da pero no atesora,
Diles cuando han de partir, ofréceles un cáliz del que beber,
Hasta que el tiempo concluya, y el acto final revele el fuego de tu corazón,
Tus hijos escuchan ya, las notas atravesar su anciano recuerdo,
¡Ya cantan!
“Hemos de partir, con premura, hacia la montaña y el cielo estrellado”