martes, 21 de febrero de 2017

Lina Sánchez Michea-Chile/Febrero de 2017



MONTAÑISTA

Entre cuerdas y aperos
escalando montañas
su recia figura
a lo lejos se divisa.

Sin temor al vacío
sin retroceder jamás
alegre su corazón palpita
ante su esfuerzo y coraje.

El viento aúlla
piedras y arbustos
sus pasos saludan.
Cuando el ardiente sol
tras la altura se pierde
una admirada luna
guiándole aparece.

El montañista se cubre
con ropajes de ensueño
dejando tras de sí
su cansancio y sosiego,
hasta llegar a la cumbre
que acarician las estrellas.