martes, 21 de febrero de 2017

Sol Brisolessi-Argentina/Febrero de 2017



A ÉL

Nuestro amor no ha sido fácil (creo que ninguno lo es). Ya de por si, la naturaleza lo sabe y todos sabemos que si dos personas se aman harán lo imposible para estar juntos. Hemos aprendido que hasta los días más difíciles se tiene que amar. Nos hemos amado en las buenas y en las malas. Hemos hablado, luchado, defendido y amado (siempre, desde que nos conocimos). Somos diferentes en todo, porque he llegado a comprender que un rompecabezas se complementa con dos partes distintas. Pero hemos llegado a entender que cada uno es lo que es y que nos complementamos a la perfección uno al otro...
Él es como mi atardecer donde miro a lo lejos y veo que hay un cielo y un mar. Pero es tal la perfección que no se alcanza a distinguir cual es cual. En esta historia él es mi cielo y yo su mar.
Amar da mucho miedo, él me conoce en cuerpo y alma, sabe de donde soy y como soy y no me da miedo que lo sepa. Sé que estoy y estaré a salvo en sus brazos (me da paz de solo saber que nunca me hará daño ni yo a él).
¡No podría hacerle daño! Me siento tan segura con él (lo amo como nunca amé a nadie).